La santafesina Adriana aprovechó un viaje de trabajo para visitar Maipú y la casa del alumno de la escuela  Juan Eugenio Serú que acompaña hace más de dos años. El resultado: un momento que quedará para siempre guardado en el corazón de ambos.

 

Un viaje de trabajo se convirtió para Adriana en un recuerdo «inigualable». Cuando supo que el destino laboral la llevaba al mismo lugar de residencia del pequeño Benjamín, a quién acompaña hace más de dos años a través del programa Padrinos Solidarios, no lo dudo. Se contactó con ACDI y programó la visita.

La mediadora fue la coordinadora del programa en la localidad de Maipú, Mendoza, y el lugar elegido para el encuentro resultó ser la casa del pequeño Benjamín, de 9 años.

«Para mí fue un regalo haber podido conocer toda su familia. Estoy tremendamente feliz y agradecida», contó la mujer a su retorno. Y completó: «Benjamín es una personita maravillosa y muy cálida. Los dos nos emocionamos mucho con el encuentro. Él dice que yo soy su madrina mágica».

Alicia además describió momentos íntimos del encuentro, donde además de las presentaciones, las anécdotas compartidas y el intercambio de regalos, hubo tiempo para los juegos.

«Me ganó dos partidos al dominó», mencionó, al tiempo que rescató lo agradecida que está de ser parte del programa.

Más información sobre Padrinos Solidarios

Padrinos Solidarios es un programa de padrinazgo a distancia en el que una persona (o un grupo de personas) que vive en otra ciudad ayuda económicamente a un niño o adolescente en situación de pobreza, a través de diversas actividades y proyectos de educación y promoción social.

El programa permite facilitar el acceso a educación, atención de la salud, alimento y vestimenta, pero sin alterar las condiciones actuales de vida del niño, para que pueda crecer dentro de su entorno y en el respeto de su familia.

El interés fundamental es colaborar con el crecimiento de los niños, no sólo a nivel material, sino compartiendo las necesidades y ayudando a ampliar el horizonte de posibilidades a través de la educación. Es decir, que con el tiempo se le brinde a la vez la contención y el acompañamiento de mayores que velan por él y siguen con afecto su desarrollo.

Los padrinazgos a distancia son coordinados en mayor medida por asistentes sociales o docentes que siguen de cerca la realidad del niño y conocen su situación, su familia y sus necesidades. Por eso esta ayuda puede ser más que una ayuda material, ya que la pequeña cuota que aporta el padrino posibilita el trabajo de toda una red de personas involucradas en la educación de los niños.

La propuesta, considerada uno de los ejes del trabajo que ACDI desarrolla en el área educación, todos los años apuesta a su crecimiento y continuidad. Es por ello que en este 2018 continúa la convocatoria a nuevas adhesiones.

Para obtener más información, escribir al mail padrinossolidarios@acdi.org.ar o llamar a los teléfonos 0342-4566049/154673041, en el horario de 9 a 13.