Descripción del proyecto

Información del proyecto

TIEMPO DE EJECUCIÓN: julio a noviembre 2021

ROL DE ACDI:  Entidad Ejecutora

FINANCIAMIENTO: Fundación Amalia Lacroze de Fortabat

MONTO DESTINADO AL PROYECTO: $3.032.500

SOCIOS: Cooperativa Cimbra (dirección técnica)

COLABORADORES: Comunidad Yaeka Yanderikuare “Buscando Nuestras Huellas” – Comunidad Arete Guazu

LOCALIZACIÓN: Caimancito, Jujuy, Argentina

Potenciando iniciativas de formación e intercambio de saberes

ACDI en alianza con la cooperativa Cimbra impulsa en la localidad de Caimancito, del Departamento Ledesma de la provincia de Jujuy, este proyecto que pretende contribuir al  fortalecimiento de las comunidades guaraníes Yaeka Yanderikuare y Arete Guazú , buscando compensar su vulnerabilidad socioeconómica, históricamente vinculada al aislamiento geográfico y agravada por la pandemia de COVID-19. 

El proyecto se desarrolla en dos componentes: a) Hábitat Sustentable y Talleres productivos b) Acompañamiento y Desarrollo Comunitario. 

  1. a) Hábitat Sustentable: Busca el mejoramiento de las capacidades de producción de alimentos de la comunidad Arete Guazú a partir de la instalación de un módulo bioclimático para la producción de alimentos, caracterizado por la implementación de prácticas constructivas sustentables y replicables en contextos domésticos.

El módulo será destinado a: depósito de herramientas y acopio de materiales e insumos productivos; producción de plantines y preparación de almácigos; desarrollo de actividades comunitarias como reuniones, asambleas, tareas de apoyo escolar, etc.; procesamiento y elaboración de alimentos de origen vegetal, entre otros. 

También se instala en el predio comunitario, una parcela de cultivo agroecológico de 1.500 metros cuadrados (M2) con sistema de riego por goteo. Para resolver la falta de acceso al agua, se recupera un pozo en desuso cavado por los miembros de la comunidad y se instala un sistema de bombeo para el abastecimiento desde un canal ubicado a 350 metros del predio.   

 

  1. b) Acompañamiento y Desarrollo Comunitario: El equipo social trabaja en el fortalecimiento de la organización grupal de ambas comunidades, fomentando el asociativismo y el cooperativismo, alentando y mejorando las capacidades de gestión y articulación comunitaria, promoviendo la socialización y el intercambio de experiencias con otros actores y comunidades. De esta manera, se abordan temáticas vinculadas a la identidad, la conformación de una bandera propia de cada comunidad, y la importancia del trabajo organizado para el logro de los objetivos.

Al mismo tiempo, desde un abordaje de acompañamiento socio-familiar y de protección social, se abre una ventana permanente de asesoramiento para el acceso a previsión, educación y salud, con el objetivo de contener aquellas situaciones críticas que se han agravado debido al impacto de la pandemia. 

Un poco de información sobre las comunidades destinatarias

Las comunidades Yaeka Yanderikuare y Arete Guazú de la localidad de Caimancito están integradas por un total de 98 familias; y se estima que participarán directamente de las actividades un mínimo de 50 personas.

Las actividades práctico constructivas se concentran en la Comunidad Arete Guazú, mientras las teórico formativas y de acompañamiento y desarrollo comunitario se dirigirán a ambas comunidades.

La Comunidad Yaeka Yanderikuare nació en 2003 y reúne a alrededor de 80 familias de distintos barrios y asentamientos informales del casco urbano del pueblo de Caimancito. Está liderada por su Presidenta (Mburuvicha Guasu) y vicepresidenta (Mburuvicha Rai) y conformada por dos Concejos, de Ancianos y de Jóvenes, integrados en un 60% por mujeres. Yaeka Yanderikuare tiene diversos ejes de trabajo comunitario, con un enfoque particular en los y las jóvenes, con espacios de formación sobre todo en artesanías, como telares, productos en hoja de palma, arcilla, y collares con semillas, entre otros. Todos los recursos utilizados para la producción de las artesanías son del monte y del río, de donde la comunidad obtiene también alimentos y plantas medicinales. Las responsables de brindar estas capacitaciones son las mismas mujeres adultas de la comunidad, quienes buscan conservar las tradiciones y revalorizar los saberes propios.

La Comunidad Arete Guazú se constituyó en 2016 y está integrada por 18 familias que viven en condiciones de precariedad y hacinamiento en los márgenes de las vías del ferrocarril, en el “Barrio Vecinal” de Caimancito. Está organizada según la tradicional estructura guaraní, con una Presidenta (Mburuvicha Guasu) y una vicepresidenta (Mburuvicha Rai), ambas muy jóvenes. La comunidad posee un terreno comunitario cedido por la Empresa Ledesma, como así también parcelas familiares de 50mts x 300mts. Los terrenos están ubicados a 5 km del pueblo y no cuentan con los servicios básicos, aunque la comunidad se organiza para aprovecharlos y cultivar, sobre todo el maíz, que demanda poca suministración de agua. La mayoría de los adultos tiene primaria incompleta y trabaja de manera informal realizando changas o actividades de cosecha.