Podría parecer que con el auge de las redes sociales, la radio es un recurso del siglo pasado. Pero la escuela Nuestra Señora de Luján de Máximo Paz se planteó el desafío de tener su emisora propia, y la recepción de sus estudiantes fue maravillosa. Padrinos Solidarios les dio su apoyo con aportes para comprar lo necesario.

 

En la era digital en que vivimos, es indiscutible que se requieren nuevas habilidades y estrategias para lograr acaparar la atención de los y las estudiantes cuando se trata de promover el reconocimiento y la mejora de habilidades como la expresión oral y la escrita. Y la radio escolar parece seguir siendo la mejor herramienta.

Al menos así lo pensó el cuerpo directivo de la escuela Nuestra Señora de Luján de Máximo Paz, Buenos Aires, cuando se planteó instalar un espacio de estas características; y recurrió al programa Padrinos Solidarios para pedir respaldo con los fondos.

ACDI y su programa educativo a distancia evaluaron la propuesta y dieron el paso para impulsarla. Así es como hoy la institución ya cuenta con «Las voces del futuro», la radio solidaria amiga que emitirá su programa al aire cada 15 días, dando un tiempo intermedio para la preparación.

La emisión contará con dos formatos, uno orientado a entrevistas de personajes del mundo de la cultura y la educación, y el otro a debates realizados sobre diversos temas que forman parte de la currícula de materias que dicta la escuela.

 

Propuesta educativa

Los fondos de ACDI para esta iniciativa se centraron en la compra de una computadora y monitor, micrófonos y consola de sonido. Todos elementos indispensables para la puesta en marcha técnica en estos primeros pasos proyectados. Por supuesto que aún falta mucho por recorrer en lo que refiere a la insonorización del espacio elegido, como de otros elementos que hacen a la buena calidad del sonido.

Cabe destacar que esta propuesta busca también favorecer entre los niños, niñas y adolescentes que asisten a estas aulas, el aprendizaje cooperativo de forma creativa y lúdica; siempre con el apoyo del equipo docente que será el encargado de dirigir y supervisar a los grupos de estudiantes que tendrán ocasión de trabajar como locutores y productores (organiza la programación y asigna horario y duración de los bloques); también habrá responsable de grupo (encargado de elegir la parte que va a hacer cada integrante); responsable de la materia (apoyándose en los contenidos vistos en clase, los seleccionará para saber qué temas tratar); responsable de la música (buscará la música apropiada en cada caso); encargado técnico (será quien ponga en marcha y finalice la grabación).