En el marco del Proyecto de Voluntariado Universitario “Enseñar y aprender a estudiar”, aprobado por la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación, ACDI y la UNL firmaron un convenio que consolida la colaboración vinculada a un proyecto de extensión universitaria que tiene 5 años de continuidad.

Aprobado por el Ministerio de Educación de la Nación por primera vez en 2010, el proyecto, que originariamente tomó el nombre de “Tutorías de apoyo escolar para adolescentes en situación de pobreza de Santa Fe”, fue evolucionando hasta el día de hoy, involucrando a 183 voluntarios y beneficiando directamente a 7 escuelas y más de 900 alumnos.

El objetivo general de la iniciativa, que se mantuvo a pesar de las adaptaciones y mejoras que surgieron a raíz de la experiencia, es él de habilitar nuevos espacios de aprendizaje que enriquezcan la propuesta educativa en barrios marginales, favoreciendo la adquisición de metodologías de estudio que contribuyen al desarrollo de aprendizajes críticos, significativos y autónomos de alumnos que pertenecen a contextos escolares de vulnerabilidad social.

Las escuelas destinatarias del proyecto, ubicadas en los barrios santafesinos de Sáenz Peña, Santa Rosa de Lima, Centenario y Yapeyú, pertenecen a zonas conocidas por los altos índices de pobreza, violencia y consumo de drogas. La situación socioeconómica de marginalidad que caracteriza el entorno social y familiar de los alumnos beneficiarios del proyecto, fue de hecho uno de los motivos que generó la propuesta de convocar a voluntarios que acompañen ymotiven el camino de acceso a la educación.

Bajo la solicitud de algunas escuelas involucradas, en 2014 y 2015 el proyecto se renovó, ampliando el abanico de beneficiarios a dos instituciones de nivel primario, con el objetivo de responder a las dificultades de inserción en el nivel medio y contribuir a la disminución de los índices de fracaso y deserción escolar en el mismo. Además de los 34 estudiantes universitarios de la UNL, se sumaron entonces 19 futuros maestros del Instituto de Formación Docente “Fray Francisco de Paula Castañeda”, quienes se dedicaron a la enseñanza de metodologías de estudio para los alumnos de nivel primario.

Siempre en 2015, para fortalecer el impacto de la calidad educativa de las tutorías de apoyo escolar y acompañar a los voluntarios en el desarrollo de sus actividades, la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UNL, en la figura de la directora del proyecto, Prof. Gracia María Clérico, brindó dos cursos de capacitación sobre “Enseñar y aprender a estudiar en contextos escolares de vulnerabilidad social”.