Hace unos días, Enzo, alumno de 4to año de la escuela Santa Rosa de Lima de Santa Fe (primaria) escribió a su madrina a distancia, Graciela: “El 11 de noviembre es mi Comunión. ¿Será posible que estés conmigo en este momento?”. Enseguida, la madrina dijo SÍ…

Así que viajó desde su ciudad ese domingo para simplemente acompañarlo y responder a su pedido. Estuvimos junto a ellos durante el encuentro y tuvimos la oportunidad de ser testigos de una amistad misteriosa, algo fuera de lo común. La familia de Enzo nos recibió con alegría y calidez sorprendentes, porque sólo se habían comunicado antes por cartas. Enzo estaba tan emocionado que casi no podía hablar y su rostro estuvo sonriente durante toda la reunión. Y la madrina agradecía “este regalo de haber podido conocer a Enzo”.

Asombro, alegría, agradecimiento, encuentro. También nosotros, desde la oficina de ACDI, conmovidos por poder tender lazos…