Desde hace ya más de cinco años llevamos a cabo en las distintas iniciativas talleres educativo-culturales para nuestros niños: danza, teatro, música, inglés, fotografía, literatura, apoyo escolar.

Partimos de la idea de poder ser una compañía concreta para los chicos apadrinados. Desde una mirada personalizada, queremos ayudarlos a desarrollar oportunidades de aprendizajes no escolarizados a través de la instancia recreativa, educativa y cultural, así como poder afrontar posibles dificultades (lingüísticas, expresivas, de relación).

Creemos que esta oportunidad –a la que quizá no acceden de otra manera- de tener un espacio de encuentro permite a los chicos saberse acompañados, encontrarse con otros y con ellos mismos y sus saberes, construirse, descubrirse, hacerse un poco más autores de su vida, aún cuando se encuentren en contextos socialmente desfavorecidos. Porque cubrir estas necesidades los hace más libres, no para que todos sean artistas sino para que nadie sea esclavo.