La Rioja 2350 PA, S3000BXD - Santa Fe - Argentina
Tel./ Fax: +54 (342) 4566049 / 4521227
Güemes 667 (3700 – P. R. Saénz Peña) – Chaco - Argentina
Tel./ Fax: +54 (3732) 433496
E-mail: acdi@acdi.org.ar
Proyecto del área Ambiente



EL FUTURO ESTA EN EL MONTE

imagen

Es una iniciativa coordinada por la Fundación Gran ChacoACDI y Fundación AVINA e integrada por una diversidad de organizaciones de base, instituciones y gobiernos locales que impulsa en la región del Gran Chaco modelos de negocios que promuevan un desarrollo sustentable, competitivo e inclusivo, a través de la puesta en valor del capital natural y cultural, combinando la innovación con los saberes locales.

 

Duración: 2010 - 2021 

Estado: En ejecución

Rol de ACDI: Coordinación Estratégica de la Red

Financiamiento: integra diferentes Proyectos financiados por diversas fuentes públicas y privadas. 

Inversión Movilizada: USD 12.041.865 (Actualización Diciembre 2016)

Total Beneficiarios: 4.601 emprendedores y emprendedoras (actualización Diciembre 2016) 

Comunidades:  comunicades criollas y origninarias  del Gran Chaco Argentino.  

Socios y Colaboradores: Fundación Gran Chaco, Fundación AVINA y una red de organizaciones de base, ONGs, Institutos, Municipios y Políticas Públicas.

País: Argentina

Localización: Provincia del Chaco, Formosa, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Jujuy (actualización Diciembre 2016)

1x1
1x1

Es una iniciativa coordinada por la Fundación Gran ChacoACDI y Fundación AVINA e integrada por una diversidad de organizaciones de base, instituciones y gobiernos locales que que impulsa en la región del Gran Chaco modelos de negocios que promuevan un desarrollo sustentable, competitivo e inclusivo, a través de la puesta en valor del capital natural y cultural, combinando la innovación con los saberes locales.

El desarrollo sostenible del Gran Chaco es una urgencia actual para promover la inclusión, igualdad y calidad de vida de sus habitantes, pero también una inversión que potenciará la competitividad de toda la Región al poner en movimiento sus riquezas naturales, sociales, culturales y espirituales.

CREANDO VALOR COMPARTIDO

Crear Valor Compartido es crear valor económico creando valor social, reconcibiendo productos y mercados, redefiniendo la productividad de las cadenas de valor y promoviendo integraciones locales empresariales.

Valor compartido, implica que – teniendo como centro la persona y la sabiduría local – se favorezca la creación de valor económico de una manera que también cree valor para la sociedad al abordar sus necesidades y desafíos.

El Futuro está en el Monte se enfoca en las conexiones entre el progreso económico y el de la sociedad en un marco de sostenibilidad ambiental poniendo en dinámica el crecimiento sostenible del Gran Chaco.

DERRIBANDO MUROS. CREANDO PUENTES

Superando las habituales dicotomías “Publico Vs Privado”, “Profit Vs Non Profit”,  “Producir Vs Conservar”,  “Ser Humano Vs Naturaleza”,  “Crear riqueza Vs Distribuir”,  “Local Vs Global”, “Tradicional Vs Tecnología”, “Hombre Vs Mujer”, se propone una nueva racionalidad que parte de la aceptación de las polaridades en un enfoque en el cual las dicotomías son superadas por nuevas formas que permiten generar nuevos escenarios para la acción en el territorio.

Bajo el régimen de la modernidad se empezó a interpretar el mundo a partir de ciertas dicotomías antagónicas que exigían un posicionamiento a un lado u otro de la frontera. El Futuro está en el Monte trabaja la construcción de un nuevo paradigma donde el valor creado supere las dicotomías: produciendo mientras se restauran las condiciones agroecológicas, distribuyendo al mismo tiempo que se produce la riqueza, creando amistades operativas entre los actores público, las empresa y las ONG

TRABAJANDO EN RED

El aumento de la competitividad de la producción de las comunidades locales se define a partir de una estrategia  de negocios en red que permita el desarrollo económico social y ambiental. Se trabaja entonces en detectar oportunidades, en promover el conocimiento y la difusión de la información y expandir los negocios. Fortaleciendo las organizaciones locales y potenciando redes colaborativas con la finalidad de crear las condiciones para que lo local lidere su propio desarrollo basado en el capital social.

Un elemento constitutivo de El Futuro está en el Monte es la alianza entre socios que comparten la visión y que empiezan a participar de la red, por la cual circulan conocimientos, saberes, oportunidades. Por eso hoy se expande en 6 provincias (Chaco, Salta, Formosa, Tucumán, Jujuy y Santiago del Estero), involucra a 4.601 emprendedores y emprendedoras nucleados en 66 organizaciones de base y desarrolla acciones sostenidas por una amplia red de organizaciones de la sociedad civil (OSC), instituciones públicas de investigación, desarrollo e innovación productiva (I+D&IP), empresas y políticas públicas que acompañan los procesos de desarrollo de las comunidades, apoyando sus iniciativas productivas, comerciales y culturales e impulsando diversas actividades tendientes a favorecer la restauración de los ambientes naturales degradados.


     

GENERANDO ECOSISTEMAS DE NEGOCIO

El Futuro está en el Monte concentra sus esfuerzos en tres ejes productivos: i) el Ecosistema de Negocios Foresto/Ganadero, ii) el Ecosistema de Negocios Foresto/Maderero y No Maderero, iii) el Ecosistema de Negocios de la Industria Cultural.

Para cada Ecosistema de Negocio se hay identificado los puntos de apalancamiento para su desarrollo y se han puesto en práctica verificando su impacto positivo tanto en los productivo, lo social y lo ambiental.

Diferentes fuentes de recursos públicos provinciales y nacionales, así como esfuerzos de organizaciones intermedias (ONG), organizaciones de base (Asociaciones campesinas, comunidades indígenas), Instituciones (Universiades, Institutos de I+D) están cooperando en la puesta en dinámica de estos tres Ecosistema de Negocio que en la actualidad involucran a 500 familias criollas con eje en la producción ganadera y aprovechamiento maderero del bosque nativo, 1400 mujeres indígenas involucradas en el desarrollo de las artesanías y producción textil, 600 indígenas forestadoras/es, 20 PyMEs de la industria de la madera.


 

  

El desarrollo de este Ecosistema de Negocio está centrado en las comunidades criollas, de tradición ganadera, siendo esta actividad su principal ingreso productivo. Esta producción hoy se desarrolla de forma extensiva y transhumante al no contar con infraestructura (alambrados, corrales), ni acceso al agua, situación de baja productividad y factor de degradación del ambiente.

La estrategia para su desarrollo se basa en la instalación de Módulos Intensivos de Producción (MIP) de aproximadamente un 10% de la superficie de los predios, sobre los cuales – seleccionados su ubicación en función de un Plan de Ordenamiento Predial – se los cerca, se instala una solución de agua, se implantan algarrobos (fuente de alimento para el ganado y restaurador del potencial productivo del suelo) y pasturas. En paralelo las capacitaciones y la asistencia técnica cooperan en el desarrollo de nuevas capacidades para la implementación de MBGI (Manejo de Bosque Nativo con Ganadería Integrada).

A nivel comunitario las inversiones están dirigidas a la instalación de infraestructura para el acopio del ganado para su comercialización asociativa, equipamiento y dispositivos para la gestión de la trazabilidad del ganado, fortalecimiento organización, desarrollo de Planes de Negocio y fondos rotatorios para la prefinanciación de las ventas.

  

    

El desarrollo de este Ecosistema de Negocio está centrado – desde la producción - en las comunidades criollasindígenas, que hacen aprovechamiento del bosque nativo, y sobre las pequeñas y medianas empresas de la industria maderera.

La materia prima maderera generada en los bosques nativos es poco competitiva debido a su calidad y su dificultad de extracción. La reforestación con especies nativas en la actualidad es muy escasa y no se realiza manejo silvícola en los bosques nativos (podas, raleos, etc.) para conducir las especies valiosas a fin de obtener árboles de buena calidad maderera. Tampoco se hace un uso integral de la producción del bosque nativo (Ej. frutos de algarrobo, tintes naturales, etc.)

La baja utilización de madera seca por parte de los fabricantes de muebles provoca que la industria foresto-industrial esté fuertemente concentrada en el algarrobo. La pequeña escala de las carpinterías, baja tecnificación de sus maquinarias, la débil cultura asociativa en el sector y la baja calificación de los operarios son otros factores explicativos de su baja competitividad.

Por otro lado, en la actualidad, los muebles producidos en la zona no tienen una identidad local por lo que no contar con una diferenciación atractiva se posiciona en un segmento de commodity donde prevalece el volumen a bajo precio sobre la valorización.

Se favorecen entonces inversione ens: i) Capacitación en manejo y aprovechamiento sostenible del bosque nativo; ii) instalación de viveros para la reforestación con especies nativas; iii) Promoción de la especialización de servicios (aserradero); iv) Modernización tecnológica de las pequeñas y medianas carpinterías; v) producción de harina de algarroba; vi) nuevos diseños y planes de negocios; vii) Organización comercial y Fondos Rotatorios.

  

El desarrollo de este Ecosistema de Negocio está centrado en las comunidades indígenas, en particular sobre las mujeres de estos pueblos.

Se prevén las siguientes inversiones: i) Fortalecimiento Organizacional; ii) Espacios Físicos para el desarrollo de las actividades de las artesanas (“talleres”) y centros de Acopio de las producciones; iii) Fondos Rotatorios para la prefinanciación comercial; vi) desarrollo de la imagen, branding e instrumentos de promoción; vii) desarrollo de puntos de venta; viii) desarrollos de circuitos turísticos.

El foco de acción está particularmente orientada a fortalecer la capacidad de gestión de las artesanas indígenas, generando sistemas organizacionales propios, a partir no tanto de modelos pre constituidos, sino, más bien, promoviendo un proceso de reflexión sobre sus propias prácticas, que apunte a la constitución de formas de organizaciones locales, propias de las culturas indígenas. El objetivo es fortalecer la organización de actividades productivas dirigidas al mercado, a partir del rescate de las pautas culturales, sociales y económicas indígenas.

 

 

CONECTANDO A LAS PERSONAS

El Futuro está en el Monte favorece el acceso a Internet y el desarrollo de aplicaciones y sistemas que potencien el desarrollo de nuevas modalidades de gestión en las Asociaciones, el intercambio de experiencias y conocimientos entre los habitantes del territorio, el acceso a la información y a programas de formación, así como para promoción de productos.

El territorio extenso y semiárido del Gran Chaco, así como procesos socio-económicos históricos que llevaron a una escases de la conectividad, tanto por falta de carreteras, de servicios de comunicación (postal, telefónicos, etc.), de servicios de transporte, etc., condujo a un aislamiento tanto de las familias como de las comunidades, que se ubican muchas veces a varios quilómetros una de otras, y de estas con los diferentes actores de su cadena de valor y de los centros de consumo. El aislamiento en que viven estas comunidades que habitan en ambientes hostiles, carenciados y separados del desarrollo representa el factor limitante, el cual potencia los demás factores negativos que generan el subdesarrollo.

Las Nuevas Tecnologías de las Información y las Comunicaciones (TIC) hoy se presentan como al alternativa más viable - en términos de inversión requerida e impacto esperable - para abordar el problema del aislamiento, reforzando los vínculos en la comunidad a la par que conecta esta con otras comunidades, con los actores de su cadena de valor y con los centros de consumo.

     

FORTALECIENDO LA ORGANIZACION CIVIL

Las acciones de El Futuro está en el Monte siempre estarán dirigidas a I) un fortalecimiento de las relaciones de los miembros de la comunidad al interior de su Asociación, que implica colaborar en mejorar su gobernabilidad y su condición ante las normativas legales e impositivas de la nación, la inclusión de los jóvenes y mujeres en la vida y decisiones de la Asociación, y la generación de nuevos servicios autogestionados por la comunidad y para la comunidad; II) fortalecidas a lo interno, se trabaja en mejorar sus capacidades para relacionarse horizontalmente con otras Asociaciones y verticalmente con otros actores de la cadena de valor de sus productos, por lo que se trabaja en mejorar su entendimiento del mercado, el acceso a la información y la calidad de sus productos a fin de poder establecer alianzas con otros actores del mercado y, por último, III) favorecer relaciones con actores externos como las universidades, los centros de investigación y generando oportunidades de participación de estas comunidades rurales en la discusión y definición de las políticas públicas.

Actuar en el desarrollo significa ante todo reconocer, valorar, y fortalecer los cuerpos sociales intermedios y la constitución de un tejido social rico que participe y sea corresponsable. Si una sociedad es rica en capital social las evidencias indican que hará más productivas las otras formas de capital, aspecto crucial para la competitividad, el progreso económico y la cohesión social.

La opción de generar y fortalecer las asociaciones locales, que son el motor principal del desarrollo autónomo y sostenible, es en primer lugar valorizar el esfuerzo que la comunidad ya ha realizado en post de una mejora en sus condiciones de vida. Es partir de los intereses reales de la comunidad, de los beneficiarios, del conocimiento y la experiencia de los problemas y de la realidad local que ellos mismo tienen, además que permite multiplicar los beneficios de las acciones y alcanzando a un gran número de personas

 

ARTICULANDO LAS POLÍTICAS PUBLICAS, MOVILIZANDO LA INVERSION PRIVADA

En Argentina – con diferentes grados según sector y región - la lucha contra la pobreza se viene desarrollando a partir de políticas de crecimiento económico con creación de empleo y de políticas sociales específicas complementarias a las políticas económicas, que abren oportunidades para que los sectores pobres se inserten productivamente en el proceso de desarrollo. Es así como en los últimos años se han creado en los diferentes Ministerios diversos Programas que privilegian la inversión en los más pobres con instrumentos que les permitirán progresar y superar su situación de postergación.

El Futuro está en el Monte, a través de sus organizaciones aliadas, han establecido en los últimos años una multiplicidad de alianzas con diversas carteras de los estados nacionales convirtiéndose en una eslabón clave entre los diferentes instrumentos de inversión en el desarrollo de las políticas públicas y el territorio: articulando los programas, fortaleciendo los gobiernos locales y las organizaciones de productores para el acceso a las financiaciones, desarrollando capacidades técnicas y movilizando los conocimientos.

Los ecosistemas de negocios generados por El Futuro está en el Monte, además, son potenciados por modelos de negocios diseñados y creados en alianzas con empresarias, empresarios, empresas e inversores motivados en generar o acelerar emprendimientos de triple impacto, reconcibiendo juntos productos y mercados.

 

 

 

 



Volver »

1x1