El testimonio de una madrina solidaria que visitó a su ahijada después de acompañarla cinco años a la distancia

María José conoció la semana pasada por primera vez a Brisa, una pequeña que asiste a la escuela Santa Rosa de Lima de Santa Fe y es miembro del programa Padrinos Solidarios.
1x1
1x1
Los más de 100 kilómetros de distancia que separaban a esta madrina solidaria de su ahijada no representaron un obstáculo durante los cinco años que lleva acompañándola en su educación a distancia, como integrante del programa Padrinos Solidarios, y tampoco lo fueron la semana cuando por fin pudo conocerla personalmente.
El encuentro se desarrolló en la sede de la escuela Santa Rosa, donde la pequeña Brisa (11 años) asiste desde su primera infancia. Las acompañaron docentes y directivos, la madre de la alumna y dos de sus hermanitos, uno de ellos un pequeño bebé de tan solo semanas.
También del encuentro formó parte uno de los hijos de la madrina, que participó con la misma emoción que ella del intercambio de abrazos y anécdotas que ambas propiciaron.
“Se trató de experiencia totalmente movilizadora para mí, al encontrarme después de tanto tiempo con mi ahijada”, dijo la mujer al intentar describir lo sucedido.
Y agregó:  “Cuando decidí ser madrina asumí con todas las letras el papel, pues no solo es depositar dinero, eso lo puede hacer cualquier persona, sino también significó acompañar con cartas, con apoyo incondicional y mucho amor a mi ahijada”.
En ese sentido, María José remarcó el lazo especial que siempre sintió por la niña, a pesar de no conocerla personalmente, y rescató la alegría inmensa de escuchar de su pequeña todos los sueños que tiene a futuro, incluido el deseo de terminar la escuela secundaria que está a un paso de iniciar dentro de dos años. Además, allí se enteró que desde este año se comenzó el seguimiento de los ahijados que pasan al secundario (institución que se encuentra al lado), como modo de continuar lo que se inicia desde el nivel inicial o primario.
“Agradezco a ACDI por esta oportunidad que me dio, a la escuela, a la asistente social, a la familia de mí ahijada por ser parte de esta hermosa unión, y también a mis familiares y amigos que siempre me acompañaron en todo el proceso. Por todos y cada uno esto fue posible”, cerró.
2018-10-01T10:18:45+00:00